Menorca, una escapada ideal antes del fin del verano

Menorca, una escapada ideal antes del fin del verano

Uno de los atractivos del archipiélago balear se encuentra en la isla de Menorca, una escapada ideal a un sitio que ofrece un sin número de atracciones naturales tan singulares que la Unesco le declaró como una de las reservas de biósfera más importantes de la tierra.

El arribo a la isla se puede hacer por vía aérea o portuaria navegando en ferry desde Barcelona, Valencia o Mallorca, pero en cualquiera de los casos, desde su llegada el mágico poder de las calas y paisajes naturales espectaculares.

Lo primero que debes tener en cuenta es que la isla no es muy grande para recorrerla y, con la elección de un coche adecuado a las necesidades del grupo, lo demás será tomar cualquiera de sus rutas y adentrarse hacia la diversión de una escapada ideal.

¿Y qué conocer?, pues aquí te damos unas pistas para que aprovechéis las últimas semanas del verano y disfrutéis al máximo el tiempo de viaje. Eso si, para conocer Menorca, considera siempre estar más de cinco días, el tiempo suficiente para guardar recuerdos y repetir itinerarios en los próximos viajes.

La Ciutadella, una escapada ideal

Sin dudas, una escapada ideal es el recorrido del casco histórico de cualquier ciudad en Europa, siempre, será divertido. Y en Menorca no será distinto. Las calles estrechas y sus edificios antiguos de la Ciutadella se fusionan con los bares para el deguste de las típicas tapas españolas y mediterráneas.

El Puerto es el lugar más visitado después de la Catedral gótica construida entre los siglos XVIII y XIV o el Castillo de San Nicolás, levantado para defender a la ciudad de los ataques recurrentes en el siglo XVIII una escapada ideal a la historia de Menorca.

La Plaza del Borne con su obelisco histórico que recuerda la victoria local sobre los turcos en el año 1558 o la Plaza de la Esplanada, son también espacios que no deben faltar en ese andar por el centro de la ciudad que pudiera culminar en el Museo Municipal, un edificio que se levantó en los años 1600 y exhibe una colección de objetos prehistóricos muy importantes. Y el Mercat del Peix, un mercado típico que te sorprenderá con su variedad de productos de oferta para turistas.

Rincones y playas de encanto

La lista de playas de Menorca es interminable. Son tantas, cada una con su encanto propio y muchos detalles por mencionar. Sin embargo, hay algunas de ellas que no deben pasar por alto cuando se planifica una visita a esta isla.

No te sorprendas si cada una de ellas parece sacada de una tarjeta postal o de un fondo de pantalla de ordenador, pero es que en realidad, en su mayoría son un paraíso terrenal.

Una escapada ideal a una de las calas más populares en los últimos años son: Turquesa, Macarella, Galdana, Pregonda, Mitjana, Macarelleta, Porter, Cala´n Bosch, Talair, Son Saura, La Vall, Morell, Cala Blanca y Playa Son Bau. A todas ellas se puede llegar en coche, tiene chiringuitos cercas para comer, baños y todas las prestaciones para disfrutar sin preocupaciones.

Restos de la prehistoria

Si eres de los que te gusta la historia, aprovecha tu recorrido por Menorca para conocer los restos de la civilización Talayótica que habitó en el archipiélago balear hace casi tres mil años y del cual permanecen en pie algunos monumentos.

La Naveta Des Tudons es, quizá, el ícono prehistórico más conocido de la isla y uno de los edificos más antiguos de Europa, pero es solo uno de los tantos que están diseminados en la zona y no deben dejarse de visitar.

Publicado en Curiosidades.

Redacción